Dormir

Dormir es esencial para que nuestro cuerpo descanse, pero también es el momento que utiliza nuestro cerebro para fijar el aprendizaje del día y mostrar lo que ha ido guardando en el subcosciente.

El subconsciente:

El psicoanálisis define el subconsciente como la parte menos accesible de nuestra mente, donde se encuentran recuerdos e impulsos reprimidos.

El subconsciente o inconsciente es un término original del psicoanálisis y se refiere a todo aquello que tenemos guardado o almacenado debajo de nuestra propia consciencia, como si estuviera escondido y no lo pudiéramos ver a simple vista como ocurre con el iceberg. Es por esta misma razón por la que a las personas nos resulta muy difícil acceder a la información que tenemos almacenada en él.

Ejemplos de expresión del subconsciente

Por poner algunos ejemplos:

  • Los sueños: una persona que sufrió una experiencia traumática en la infancia puede tener sueños relacionados con ella aunque incluso no la recuerde conscientemente.
  • Las acciones inconscientes: una persona que reprime su homosexualidad de manera inconsciente que cuando consume alcohol se desinhibe y se acerca a personas del mismo sexo.
  • Los lapsus linguae: cuando estamos hablando de un tema y de repente decimos una palabra o frase que no tiene relación con este.

Los momentos en los que suele salir a la luz este tipo de información que tenemos almacenada en el subconsciente ocurren cuando nuestro nivel de consciencia disminuye.

Hasta que aprendamos a respirar correctamente, si nos cuesta dormir, podemos hacer el ejercicio siguiente:

Poner dos almohadas bajo la cabeza y una bajo la espalda

Inspira normalmente

Espira en columna, sin pausas, hasta echar todo el aire

Repetir hasta quedar dormido

Para evitar respirar por la boca mientras estamos dormidos, taparla con un esparadrapo, si nos da un poco de reparo podemos hacer una prueba antes de ir a dormir para acostumbrarnos. Si en el trascurso de la noche nos quitamos el esparadrapo no importa, en pocos días nos acostumbraremos a el al constatar que nos ayuda a descansar mucho mejor.

Consejos para dormir mejor
Cenar frugal, ten en cuenta que si vas a dormir no tienes las mismas necesidades energéticas que cuando estas despierto
Tener una rutina de sueño, intenta acostarte y levantarte a unas horas similares.
Controlar la temperatura del dormitorio, conviene que este fresquito.
Apagar todas las luces del dormitorio.
Dormir seguido al menos cinco horas, vas a descansar mas que en 8 horas con interrupciones
No discutir ni hablar de problemas, la noche es un momento de paz y sosiego.
No alargar las siestas más de 30 minutos.
No obsesionarte con dormir, si te has desvelado levántate, medita durante 5 minutos con el ejercicio de “respiración correcta” y toma una infusión con miel y una pizca de sal del Himalaya o sal rosa