Respirar

La manera correcta de respirar es tomando el aire y soltándolo por la nariz:

La nariz filtra, humedece y templa el aire y es así como debe entrar en nuestros pulmones.
Al soltar el aire por la nariz la limpiamos de los restos que han quedado retenidos. En verano evitamos que se nos reseque y en invierno evitamos que se nos congele.
La respiración debe ser suave, sutil y profunda. El aire no se filtra, humedece y templa igual en una inspiración rápida y violenta de uno o dos segundos, que si lo hacemos de manera sutil empleando entre cuatro y seis segundo para hacerla.

Con la espiración ocurre exactamente lo mismo pero alargándola un poco mas de tiempo.

La respiración debe ser diafragmática o abdominal ya que al abrir y cerrar el diafragma efectuamos un leve y muy beneficioso masaje al abdomen y todos los órganos que en el se encuentran ( hígado, riñones, páncreas, etc.).

Esta es la respiración básica la que realizamos en el día a día incluso cuando estamos dormidos, para descansar bien.

Mas adelante ya podremos aprender otro tipo de técnicas de hiperventilación o hipoventilación, utilizadas en yoga o por profesionales del canto e instrumentos de viento. Pero la respiración básica es esta.

La teoría de la respiración la plasma en 1904 Christian Borh en el llamado “efecto borh” que de una manera muy somera viene a decir que no por mucho respirar vas a conseguir el oxigeno necesario para alimentar a tus células, mas bien al contrario.

Nuestros pulmones necesitan un microclima con un 6,5 % de co2 para que la hemoglobina trasporte correctamente el oxígeno y más donde más se necesite, por ejemplo a nuestra piel para mantenerla lisa e hidratada, o a nuestras células para evitar el envejecimiento prematuro.

¿Que nos ocurre cuando respiramos mas de la cuenta?

Cuando el cerebro detecta alguna agresión (contaminación ambiental, acústica, lumínica, un disgusto, etc) prepara a nuestro organismo para hacerla frente o huir de ella (respuesta de combate o huida) provocándonos HIPERVENTILACIÓN.

HIPERVENTILACION OCULTA

Cuando nos dicen que no respiramos bien, todos contestamos «yo si, siempre respiro por la nariz». Bueno a lo mejor es asi pero por si acaso si en algún momento tenéis uno de estos síntomas, son síntomas típicos de hiperventilación crónica:

*Respiración acelerada, la nariz bloqueada y sequedad en la boca
*Sensación de cansancio y debilidad.
*Dolor en el pecho no relacionado con el corazón.
*Dolor de cabeza, ansiedad, depresión, nerviosismo, falta de concentración.
*Arritmias, sudoración, piel seca e irritada, aumento de la micción.
*Sensación de hormigueo en las extremidades.
*Estomago hinchado, estreñimiento, diarrea, flatulencia, síndrome de colon irritado.

si respiramos por la boca podemos tomar hasta tres veces mas de aire del necesario sin que se note ninguna anomalía externa, pero con un coste brutal para la salud.

Algunos irritantes habituales:

Humedad, viento, productos lácteos, humo de tabaco, polen, perfume, pelo de animales, catarro, polvo, alcohol, dolor, estrés, contaminación, plantas, ácaros, vapores de pintura, productos de limpieza, comidas copiosas, DISGUSTOS.

LAS  ALERGIAS

La función respiratoria es la encargada de suministrarnos el aire necesario para obtener el oxigeno, dióxido de carbono y otros componentes importantes, pero hasta 1904 no hay un estudio serio que nos cuente como funciona esto; el efecto Bohr;

El efecto Bohr es una propiedad de la hemoglobina descrita por primera vez en 1904 por el fisiólogo danés Christian Bohr (padre del físico Niels Bohr), que establece que a un pH menor (más ácido, más hidrogeniones), la hemoglobina se unirá al oxígeno con menos afinidad. Puesto que el dióxido de carbono está directamente relacionado con la concentración de hidrogeniones (iones H), liberados en la disociación del CO que conduce finalmente a una disminución de la afinidad por el oxígeno de la hemoglobina, Esto, de una manera mas comprensible, quiere decir que en nuestros pulmones se debe mantener un microclima que contenga alrededor de un 6,5% de dióxido de carbono, para que la hemoglobina trasporte la mayor cantidad posible de oxigeno en nuestra sangre De tal manera que si respiramos mas de la cuenta vamos a perder un porcentaje de dióxido de carbono y la hemoglobina va a trasportar menos oxigeno del necesario para nuestro normal funcionamiento.
¿Qué ocurre entonces?

Nuestro cerebro, al detectar que está recibiendo menos oxigeno del necesario, genera mucosidad en nuestros bronquiolos para limitar la entrada de aire y ajustar la cantidad de CO2 en los pulmones, nosotros al notar que nuestra nariz (que es el único órgano pensado para respirar ya que filtra, humedece y templa el aire) empieza a taponarse, decidimos respirar por la boca con lo que respiramos el triple de aire, además sin filtrar, ni humedecer, ni templar, provocando que consigamos aun menos oxigeno, con lo cual el cerebro entra en pánico, altera nuestro sistema nervioso central y este deprime nuestro sistema inmune, con lo que abrimos la puerta a la enfermedad y al perder nuestra salud, adiós a nuestra felicidad.

3 thoughts on “Respirar”

  1. What i don’t realize is if truth be told how you are now not actually a lot more well-appreciated than you might be right now. You are so intelligent. You recognize therefore significantly in terms of this subject, produced me in my view consider it from numerous various angles. Its like women and men aren’t involved unless it is one thing to accomplish with Woman gaga! Your own stuffs excellent. All the time deal with it up!| а

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *